El Ahorro llegó para salvarte

Una voz en tu interior te dice que debes ahorrar, pero ¿cómo hacerlo si el dinero a veces te alcanza solo para terminar la quincena?

Por lo general hay gastos imprevistos, deudas atrasadas, y hay meses que posiblemente ganas más o menos que otros. Lo cierto es que casi siempre nuestros gastos  sobrepasan lo que ganamos, y así, el ahorro se convierte en algo difícil de hacer.

Pero te tengo una buena noticia,  ¡no es imposible!  Es momento de dejar atrás las creencias de que el ahorro sólo es para quienes tienen mucho dinero o un salario elevado. Con las estrategias adecuadas para todos es posible hacerlo, sin importar la edad ni el nivel de ingresos que tengas.

En Baubap no sólo te financiamos préstamos inmediatos y sencillos, también nos preocupamos por tu salud financiera. Por eso, en este artículo, te decimos cuáles son esas estrategias para generar un ahorro: qué es y para qué sirve,  los tipos de ahorro y por último, te damos algunos tips o consejos que te permitirán generar el hábito del ahorro en momentos tan complicados.

El paso a paso para ahorrar

El ahorro es una reserva de dinero que puede ayudarte al pago de imprevistos, para adquirir algún producto que es mayor a tus ingresos, o para tener una protección para emergencias, sin necesidad de que te sobreendeudes.

Los expertos en finanzas personales recomiendan destinar al ahorro 10% de lo que ganas, establecer metas realistas, y un periodo o plazo determinado para lograrlas.  Por ejemplo, si ganas $1500 a la semana destina $150 al ahorro.

Solo si generes un hábito del ahorro, puedes alcanzar tus metas financieras.

Si te decides por fin iniciar un ahorro, recuerda que debes ser constante, responsable y comprometerte con él. Haz siempre cuentas, y recuerda que una de las estrategias clave para mantener siempre unas finanzas sanas es NO gastar más de lo que ganas.

Si adquieres compromisos o deudas procura que éstos no sean mayores a un 30% de lo que ganas.

Una vez que decidiste comenzar a ahorrar, seguramente te preguntas cómo hacerlo. Aquí te enlistamos algunos sencillos consejos:


Establece una meta de ahorro y un plazo.

No es lo mismo ahorrar para cuando te retires, que es una meta a largo plazo que si quieres hacerlo para irte de vacaciones a fin de año. Al establecer una meta y el tiempo para lograr esa meta, podrás saber el monto que tienes que ahorrar mes a mes para llegar a ella. Así que toma papel y pluma para que las pongas en blanco y negro.

Revisa en dónde estás parado

1.Determina cuáles son tus deudas.. Tener claridad respecto a cuáles son tus obligaciones te ayudará también a hacer metas realistas. Si debes más de lo que ganas quizá una de los primeros objetivos de tu ahorro debería ser liquidar tus deudas antes de querer irte a Las Vegas.

2.Registra tus gastos. El ejercicio de hacer tu presupuesto te servirá para que tengas claro cuáles son tus gastos diarios y semanales. Si gastas más de lo que ganas, no podrás generar un ahorro a menos que hagas un ajuste. Al ver la lista de tus gastos fijos y variables podrás ver cuáles puedes recortar para que ese dinero lo destines al ahorro.

3. Suma todos tus ingresos. Si tienes un dinero extra que vas a recibir, contémplalo, no te olvides de sumar una parte de tu aguinaldo, bonos o algún regalo familiar. Los ingresos extra en estricto sentido tendrían que irse a pagar tus deudas y si no a generar el tan buscado ahorro.

Aparta el dinero que ahorrarás

Ya que designes una cantidad que puedas apartar semanal o mensualmente puedes valerte de métodos para ahorrar, por ejemplo, el de la botella de refresco de 2.5 litros, ve depositando en ella todas las monedas de 10 pesos, a éstas les cabe un aproximado de $10, 300 pesos. ¡Guarda todos los cambiecitos que llegan a tus manos, al final puedes cambiarlos por monedas de 10!  A final de mes lo que vayas acumulando lo puedes meter a una cuenta de ahorro.

Ahorrar también es saber gastar

Cuidar lo que pagas en servicios es más fácil de lo que te imaginas, sólo es cuestión de habituarse,  Al final gastar mejor ayudará a que reduzcas tus cuentas además  de contribuir al medio ambiente.

  • Cierra la llave cuando estés enjabonando los trastes, cuando te bañes no te laves los dientes en la regadera, tampoco te rasures, así no sólo estás ahorrando agua, también ahorras gas.
  • Deja prendida sólo las luces que ocupes, puedes comprar focos de bajo consumo.
  • Cuando laves no lo hagas en tandas pequeñas, mejor usa cargas grandes para que ahorres agua, luz y hasta jabón y suavizante.
  • Evita sacar la manguera para lavar el patio o el carro, puedes hacerlo con una cubeta.
  • La moda es en lo que más suele gastarse, piensa dos veces si aquella prenda realmente la necesitas o sólo es porque la viste y te gustó.
  • Guarda las botellas de jabón y limpiadores y vuelve a llenarlas con producto genérico, es lo mismo pero más económico.
  • Extiende la vida de tu celular, darle un uso mayor te ayudará a ahorrar.
  • Lleva comida al trabajo, comer fuera de casa genera un gasto considerable en tus finanzas.
  • Compara precios, puede parecerte cansado, pero es la mejor forma de ver cuánto estás ahorrando de todo aquello en lo que estás pensando gastar.

¿En dónde ahorrar tu dinero?

Si recurres al ahorro formal, a través de una institución financiera, por ejemplo los bancos tradicionales, será más fácil que no lo gastes . Además, una de las principales ventajas de ahorrar en un banco es que tu dinero está protegido. Como indica la Condusef, el ahorro te puede abrir las puertas a otros servicios financieros o tener otros beneficios como:

Cuenta bancaria: quizá esta pueda ser la manera de ahorro formal más común. Por lo tanto, si vas a contratar una o ya cuentas con ella, considera los siguientes elementos: comisiones que pueden tener, montos mínimos para abrirla y saldos mínimos que debes de mantener.

Inversiones: Existen muchas opciones de inversión que son para todo tipo de cliente. Desde las más sencillas con un riesgo muy bajo, hasta las más sofisticadas. Invertir es más fácil de lo que parece y no requiere mucho dinero, como a veces podemos pensar; incluso si tienes $100 pesitos, con esto podrías empezar a invertir. Un ejemplo de este tipo de inversión para principiantes son los CETES.

Afores en esta, puedes hacer aportaciones voluntarias. No olvides siempre infórmate sobre las posibilidades que tienes para retirar este dinero, de acuerdo a tu propósito con el ahorro o tus metas financieras.

Si el dinero que ahorras lo guardas en tu casa, abajo del colchón, o recurres a algún lugar que no es reconocido por el gobierno, se llama ahorro informal. Esta opción tiene sus riesgos, pues tu dinero no estará protegido.

Como puedes ver nada de lo aquí mencionado son sacrificios fuertes e inalcanzables, tienes la solución en tus manos de llevar cierta estabilidad financiera, sin agobiarte, ahorrando para metas que te hagan feliz, sin generar mayor deuda, y con la tranquilidad que mereces tú y tu familia.

Los infortunios e imprevistos están a la orden del día, por eso Baubap está para ayudarte cuando más lo necesites, la única financiera que no tiene letras chiquitas y que es totalmente transparente en sus contratos. Ven y solicita tu préstamo de forma sencilla e inmediata, y lo mejor, sin consulta de buró de crédito.

¡Solicítalo ahora!